Maestro del digging

Autor: Julia Lozano
Fotos: Gaetan Clement

Auténtico digger del más estricto underground, Pablo Valentino lleva tiempo viviendo pasionalmente entre discos de funky, boogie, house y disco. Siempre a vinilos –o casi-, y trabajando en su sello, codo a codo, junto a Danilo Plessow (MCDE), este francés de alma manceba y espíritu bailón pasaba por Bilbao el pasado mes para impartir una auténtica masterclasses de digging & mixing. Sin querer perdernos sus últimos pinitos electrónicos, nos sentamos con Pablo para charlar sobre Discogs, sus pocos escarceos por territorio patrio y mucho digging.

No tenemos la oportunidad de verte en nuestro país a menudo, aunque seas de Francia. ¿Cómo fue Bilbao el fin de semana pasado?  

¡Fue genial! Me encantó el club, pequeño e íntimo, el público se lo estaba pasando muy bien y realmente percibí la mente abierta del público en cuanto puse un pie en el sitio. Eneko me trató genial, me enseñó la ciudad y me llevó a comer unos pintxos deliciosos.

¿Cuál es el primer recuerdo musical que tienes? ¿Cuál fue el primer disco que compraste, si lo recuerdas, o el primer disco que te apasionó?

Los primeros discos que recuerdo son de la colección de mi padre: Sugar Hill Gang, Shalamar, Chic, etc… Él tenía disco y boogie, que eran dos géneros populares en los clubs franceses de la época.

¿Cómo comenzaron tus andanzas con Danilo (Motor City Drum Ensemble)? ¿Cómo os conocisteis?

Nos conocemos desde hace más de 15 años. Lo conocí en un club en Stuttgart (Alemania) al que me habían invitado a pinchar. Vino con algunas demos en CD que estaba produciendo bajo el alias de Inverse Cinematics. Inmediatamente conectamos a través de nuestro amor mutuo por los discos oscuros, el jazz espiritual, el hip hop y el soul y nos hicimos buenos amigos a partir de ahí.

¿Es FACES una subdivisión de MCDE o es al revés? ¿Cuándo sentiste la necesidad de crear tu propio sello?

MCDE Recordings es un subsello de FACES Records. Creé FACES Records allá por el 2002. Tenía todas esas demos increíbles de amigos míos que no habían visto la luz, que pensé en fundar mi propio sello para que pudieran ser publicadas. Todos eran nuevos productores en la época: Danilo, L’Aroye, Simbad…

Tu obsesión por coleccionar vinilos es algo visible a primera vista, siendo éstos algo primordial en tus sets. ¿Sueles tirar de promos de artistas no tan conocidos que se envían a MCDE/FACES? ¿Es tu propio sello una fuente de música para ti a la que otros no pueden acceder?

Sí, lo es. A veces pongo algunas demos que me llegan, o incluso edits que hago. Todo depende de la duración del set, el público y el vibe de la noche. Todos esos factores cuentan. Por ejemplo, en Bilbao estuve probando unas demos que me llegaron esa misma tarde de un productor colombiano que se llama Felipe Gordon… ¡y funcionaron estupendamente!

¿Tienes alguna rutina a la hora de buscar discos? ¿Prefieres comprar en tiendas u online?

Prefiero, por supuesto, buscar en una tienda. Especialmente si el vendedor no está mirando en Discogs cada uno de los discos que vende…

¿Qué hablando de Discogs, qué opinión te merece?

Bueno, está bien y mal, todo el mundo tiene acceso a ello, puede especular, etc. Se hace más difícil encontrar discos raros a precio razonable, pero al mismo tiempo, siempre puedes encontrar una manera, mirar más allá y no seguir ningún hype.

Tus dj sets tienen cabida para una mezcla infinita de estilos. Desde el funk al soul, pasando por el disco y el house…¿Qué hay del techno u otros géneros más enérgicos, les prestas atención?

¡Sí, absolutamente! Me encanta pinchar géneros enérgicos, en realidad mis sets son bastante más animados y cañeros en los clubes que los que puedes escuchar online (risas).

¿Normalmente lo dejas fluir o tienes algo preparado o en mente? ¿Cómo ves el desarrollo y evolución de tu sonido como Dj, piensas que ha cambiado en los últimos años y si lo hecho, de qué manera?

Como te decía antes, varía mucho. Depende del club, de la ciudad, de la duración del set y de la capacidad del local, pero la mayor parte del tiempo, preparo la primera media hora del set y luego lo dejo fluir.

Publicaste ‘My Son’s Smile’ en 2017, pero hasta entonces, habías estado bastante tranquilo en cuanto a producción (desde tus trabajos del 2013). ¿Prefieres poner discos a trabajar en el estudio?

Es cierto. No he podido hacer mucha música últimamente. Cuando fui padre, empecé a pinchar más y más y simplemente no conseguí sacar tiempo para encerrarme en el estudio y hacer música. Lo cierto es que me gusta tener el tiempo y el ritmo adecuado para hacerlo.

Bajo tus numerosos alias, Creative Swing Alliance, Kid Swing o Hipster Wonkaz, has publicado música muy diferente, con sonidos tan orgánicos y dulces como la risa de tu hijo. ¿Cómo surgió esa idea? ¿Qué herramientas usaste, si puedo preguntar?

Fue muy espontáneo. Estaba trabajando en un tema y mi hijo entró al estudio riéndose, ¡fueron sus primeras risas! Así que pensé, “¡vamos a grabarlo!”. Añadí algunos Rhodes de Fender y mi amigo Bruno Patchworks (Voilaaa/Mr President) tocó el bajo en la canción.

Has estado seleccionando los mejores talentos underground durante bastante tiempo. ¿A quién deberíamos prestar atención que quizás no estemos prestando?

Hay un montón de talentos en el underground, por supuesto que al vivir en Lyon, recomendaría fijarse en productores locales como, por ejemplo: LB aka LABAT, Kaffe Crème, Patchworks, el último LP de Franck Gerard (‘Ambios’) en Groovedge Records, que es increíble, G2S y muchos otros…

Aprovecho a comentaros que estamos creando un nuevo sello llamado Le Petit Zoo, con base en Lyon y enfocado (principalmente) en artistas locales. ¡Os mantendré informados!

Gracias por tu tiempo, Pablo

¡A vosotros!

* Extraído de Dj Mag Es 088