Reeko

Redacción Dj Mag Es

Arquitectura techno

Autor: Manuel Sánchez-Cid
Foto: Pelayo Zurr¢N

Juan Rico – más conocido como Reeko – es una de esas personas que no necesitan una extensa presentación. Figura imprescindible en la impulsión y crecimiento de la escena techno nacional, sus producciones traspasaron fronteras al poco de comenzar su carrera hace más de quince años, manteniéndose fiel a sus principios y dejando constancia de por qué es considerado un abanderado del techno patrio. Reeko ha sabido mantenerse año tras año entre los artistas más prestigiosos de la escena underground europea.

El artista de origen asturiano es fundador del sello Mental Disorder, una referencia entre los entusiastas del techno más crudo y ecléctico, cuyo sonido de tinte oscuro ha ido evolucionando manteniéndose fiel a su personalidad. Juan Rico es además parte fundamental de la brigada Polegroup, formando una robusta coalición con otros artistas nacionales de la talla de Exium, Perc, Christian Wünsch y Óscar Mulero, entre muchos otros.

Hablar de Reeko es hablar de contundencia y solvencia en cabina, pero también es hacerlo de un artista con una visión particular de lo que significa expresar sentimientos a través de la música. Buena prueba de ello es su alias Architectural, nombre con el que desarrolla su faceta más experimental y personal. Pocos pueden presumir de esa riqueza conceptual.

Aprovechamos esta ocasión para preguntarle a Reeko por su visión de la industria a largo de los años, su obra artística y el devenir de la escena underground en los tiempos que corren.   

Lo primero que me gustaría saber es quién se encuentra detrás de ‘Reeko/Architectural’. ¿Quién es Juan Rico y cuáles son sus inquietudes?

Tengo que decir que odio describirme a mi mismo y que también creo que, muy en contra de lo que mucha gente opina, es mejor no conocer demasiado a la gente que se esconde detrás de la música. Mis inquietudes pueden ser, más o menos, las normales para una persona que se dedica a la música enteramente, o sea todo lo que tenga que ver con arte me interesa y me inquieta.

He leído que una influencia muy importante en tu carrera fueron las bandas sonoras de películas de terror. ¿Qué tienen en común con el techno que has ido desarrollando como productor? ¿cómo se transmite eso a la pista de baile?

En mi opinión tiene mucho que ver. El techno, sobre todo el que yo escuchaba cuando era más niño, tenía siempre un punto siniestro, y eso ya me atrajo muchísimo en su momento. Encontrar una música con la que se pudiera transmitir algunas de esas sensaciones que generaban las películas de terror al mismo tiempo que las haces bailar, ¡eso es perfecto!

Por otro lado, me llamaba muchísimo la atención todas las atmósferas y efectos de sonido que sonaban en las películas a modo de ambientación. Por algún motivo era muy fan de este género incluso a riesgo de no dormir esa noche, dado que algunas películas las vi siendo un niño y tengo que reconocer que cuanto más visceral era la película, más miedo me daba.
Así que quizás por eso me decanté siempre por un camino aún más siniestro dentro del techno. Creo que se puede transmitir esa tensión que tienen ciertas películas por medio de un sesiones o en los propios discos.

Siendo asturiano, y tratándose de una región históricamente con mucha industria, me gustaría saber si existe una relación entre haber crecido allí y el tipo de música que has desarrollado a lo largo de tu carrera.
Allí se celebran festivales como LEV, donde tuve el gusto de verte actuar bajo tu alias Architectural y el público parece acoger con facilidad sonidos de un techno más crudo, duro e industrial. No sé si existe una relación…

En mi caso no, o al menos no conscientemente. Muchas veces tus influencias, o la forma de ser de cada uno, las adquieres de manera inconsciente. Pero a mi no me inspiró mucho el lado industrial de Asturias.

Quizás sus eternos meses de no ver la luz del sol puede que condicione un poco el carácter y los gustos de los que allí vivimos, y por eso hubo en Asturias, más que en otros puntos de España, una gran aceptación del techno más crudo y del sonido inglés, mas concreto de Birmingham.

No lo sé, esto son mis propias teorías, por desgracia la música ha cambiado mucho y la gente. También es difícil saber si queda algo de ese espíritu o no.

¿Qué es lo que más interesante para ti del panorama electrónico actual?

Es una pregunta un tanto amplia, pero lo primero que se me viene a la cabeza remarcar de este año con respecto a años anteriores, es que el vinilo hace unos años lo daban casi por extinguido y hoy en día te encuentras muchos jóvenes DJs usando vinilos, algo que me ha devuelto la esperanza.

En mi caso he vuelto a usarlos en determinadas actuaciones, algo que echaba muchísimo de menos. Quizás mucha gente solo los compra a modo de coleccionismo pero igualmente es válido. El vinilo es un formato que no debe desaparecer nunca y menos sustituirlo por discos duros llenos de música.

¿Crees que hay una renovación musical actualmente? Es curioso porque es cada vez más frecuente escuchar sets con una mezcla de diferentes estilos: techno germano, breaks, house y hasta sonidos IDM. ¿Cuál es la tendencia actual, si es que existe, y quién la marca? Promotores, artistas, festivales, público…

Si, claro que hay una renovación musical. Como siempre, cada diez años, la música se renueva, llegan nuevas tendencias y empezamos un ciclo nuevo. Eso es algo que está ahí y que todos debemos tener en cuenta si queremos seguir aportando cosas a la música.

Lo que si noto, es que las renovaciones actuales se empiezan a repetir excesivamente con ciertas tendencias que hubo hace décadas, como es el volver a desempolvar las TB-303. En mi opinión esta genial que vuelva esa tendencia, después de todo, es lo que empecé escuchando cuando era un niño. Me trae muchos recuerdos, pero en mi opinión con las herramientas que hay hoy, creo que se le puede dar una vuelta de tuerca interesante a todo eso.

Por otro lado creo que no hay una tendencia clara hoy en día. Está volviendo todo a lo que se hacía a finales de los ochenta y noventa de alguna manera, porque hemos tocado un techo, quizá tecnológico, que hasta el momento impide la llegada de tendencias musicales realmente nuevas, como pasaba en los ochenta y en los noventa.

Yo creo que esa tendencia la marcan primero artistas, seguido de promotores que apuesten fuerte por cambios de sonido en sus festivales o clubes, también seguido del marketing que haya detrás de artistas o sellos.

Después de más de dos décadas evolucionando, ¿ves el techno como música moderna, puntera y revolucionaria?

La sigo viendo moderna, puntera y revolucionaria hoy en día, pero sobre todo por lo que genera entre la gente. Creo que la forma de vivir el techno en ciertos clubes del mundo sigue siendo algo que hace único y revolucionario al techno. En mi opinión aun no ha llegado ninguna música que pueda generar entre el público lo que genera el techno más visceral, ese estado de hipnosis pura que se genera en ciertas pistas de baile es algo incomparable.

Hay otros estilos más comerciales que, dado que hoy en día pinchar con CDs no es que sea algo tan asombroso como antes con vinilos, optan por añadir a su show otras cosas que rozan más lo circense que lo musical. Esto es una prueba de que ese público busca otras sensaciones diferentes al público que realmente quiere sentir una sesión de techno.

¿Crees que las redes sociales han influido en la calidad artística que se programa en clubes o festivales? ¿Por qué?

Sin ninguna duda. Aunque el marketing siempre ha existido, la facilidad con la que hoy en día cualquier persona, con unas ciertas actitudes no siempre relacionadas con la música, puede hacerse con unos CDJs, ponerse a pinchar y obtener miles de seguidores en las redes, ha destruido toda la esencia que está detrás de la música, ya que los empresarios ven definitivo esto a la hora de contratar a ciertos artistas.

La buena noticia es que esto es el lado masivo de la música. Por suerte las raíces underground de nuestro género, en cierto modo, se mantienen. Siguen existiendo clubes pequeños con buen sonido y un ambiente más intimo, tal y como empezó todo en los años noventa.

Después de tantos años funcionando como Reeko, supongo que actuar como Architectural es también una motivación extra. ¿Te permites más licencias con este último? ¿qué te aporta a nivel personal y artístico?

Si, sin duda es una motivación para mi, tanto que se ha convertido en mi cincuenta por ciento como persona y como productor. Lo que empezó siendo como una vía de escape, ahora es una forma de expresión de lo que puede ser mi lado menos oscuro, por llamarlo de alguna manera.

Sentimientos que están dentro y que de algún modo tenían que salir. En ocasiones en los primeros años, sentí que no quería seguir con el proyecto ya que mi lado mas “tétrico” era más fuerte, pero sentí que en muchos momentos hay sensaciones que no puedo expresar como ‘Reeko’. Como ‘Architectural’ puedo experimentar más con ciertos sonidos o tendencias sin importar tanto si tiene un lado oscuro o luminoso.

¿Cómo ha evolucionado tu sello Mental Disorder artísticamente desde su origen? ¿Es ‘Archives’, donde recopilas varios trabajos editados entre 2003 y 2006, una muestra de ello?

Si escuchas todos los Mental Disorder seguidos, desde el primero al último editado, puede ser un resumen de mi carrera hasta ahora. Pero ‘Archives’ es básicamente el comienzo de mi carrera. Quise editar los tres primeros años, entre otras cosas porque el techno se está enrudeciendo de nuevo y me pareció un buen momento para reeditar estos trabajos.

Hablando de Polegroup, ¿cuáles son las claves por las que el sello se mantiene en primera línea y como un referente? Pocos pueden presumir de mantener un sello fiel a sus principios con tanto éxito…

Quizá sea esa la clave, mantenerse fiel a nuestros principios. Hemos pasado por algunos cambios de sonido, y como es lógico no ha gustado a todo el mundo, pero hemos mantenido nuestra esencia y lo seguiremos haciendo y esto ha hecho que mucha gente de otros países se fije en nosotros. Creo que el público que sigue a Polegroup busca exactamente eso.

A la hora de crear un tema en conjunto, como ocurre en tu reciente trabajo ‘Realidades Holográficas’, junto a Jonas kopp, ¿cómo es el proceso creativo y cuál es tu relación con el sello Semántica de Enrique Svreca?

Bueno primero tienes que tener una afinidad con esa persona para que fluyan mejor las cosas. Jonas y yo creo que tenemos unas inquietudes parecidas, a pesar de tener estilos diferentes, pero esto último me parece que es un valor añadido a la hora de hacer un disco en conjunto, ya que el resultado puede ser diferente a lo esperado. En nuestro caso, no teníamos ningún objetivo claro, simplemente queríamos probar lo que salía.

Uno empieza la idea y el otro la continúa dándole una visión diferente, creo que es muy interesante. En cuanto a Enrique, la relación con él es muy buena, respeto total. Me parece que ha aportado muchísimo a la escena electrónica a nivel mundial y  sobre todo en España.

También me han llamado mucho la atención el nombre de los tracks: ‘Introducción Gradual a la Tiranía’, ‘Dependencia del poder’… ¿Por qué esos nombres?

El resultado nos pareció un tanto retrofuturista, así que quisimos buscar una manera de expresarlo. La torre de Babel, sin entrar en detalles conspiranoicos y leyendo versiones alternativas a la Biblia, es un tema bastante retrofuturista. Si a alguien le apetece investigar sobre el tema se puede entender mejor los títulos…

Finalmente, Juan, ¿qué tienes preparado para este 2019?

Muchas cosas, un nuevo Avian, más EPs para Mental Disorder, varios EPs como Architectural… Creo que será un año bastante apretado.

¡Muchas gracias por tu tiempo!

¡A vosotros!

* Extraído de DJ Mag ES 97

Si continúas navegando entendemos que aceptas el uso de cookies +info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar