Una retrospectiva hacia la entrevista que tuvimos con ellos tras verles actuar en Barcelona en tiempos no pandémicos

Autor: Eduardo Pérez Waasdorp 
Fotos: Ben Price
Edición: Helena Bricio 

Las mejores cosas de la vida surgen de la simplicidad y el amor por el arte. Cuando Andy Ferguson y Matt McBriar abrieron su blog, Feel My Bicep, en 2008, con el único propósito de compartir música con sus colegas al estar lejos de ellos, poco se imaginaban dónde les iba a llevar diez años después.

Convertidos ahora en auténticos referentes de mejor house, considerados auténticos diggers de gemas sonoras desconocidas y uno de los actos más codiciados – tanto en formato DJ como en directo – de todo el mundo, Bicep es simplemente la historia de dos amigos que, poco a poco, fueron escalando peldaños dentro de esta inmisericorde industria hasta convertirse en auténticos referentes de la música más ecléctica y con alma.

El 1 de septiembre de 2017, estos dos norirlandeses publicaban su esperadísimo debut en formato álbum, en un sello tremendamente reverenciado, Ninja Tune. Habiendo adelantado dos singles – que hicieron que un servidor fuera corriendo a pillarse el doble LP en vinilo – y tras haberles visto pasar ese mismo año por Primavera Sound y por la sala Nitsa de la ciudad Condal, tuvimos la ocasión de charlar con este dúo sobre los entresijos de su largo y de su envidiable estado de forma – y no, no nos referimos a sus bíceps. ¡Música, maestros! 

¡Buenas, Matt! ¡Hola, Andy! ¡Es un placer teneros con nosotros por fin! Llevamos años detrás de esta entrevista… 

Andy: ¿En serío? (Risas)
Matt: Bueno, ¡aquí nos tienes! ¡Dispara! 

Empecemos por lo reciente. ¿Cómo fue vuestro directo en Dekmantel? La hora fue mejor que la del Primavera, ¿verdad? ¿Cuál es la mejor hora para disfrutar de vuestro set? 

M: ¡Fue tremendo! Nos pusimos bastante nerviosos por este bolo, ya que muchísima gente de toda Europa va al festival, es uno de los más grandes, y siempre nos impresiona cuando son grandes citas. Pero fue genial, suave seda…  

A: Sí, totalmente. Nuestro set del Primavera fue muy tarde por la noche… Creo que la mejor hora es cuando aún queda un poco de luz y empieza a anochecer, pero esencialmente es mejor cuando ya está un poco oscuro. Es difícil de decir, porque es diferente cómo funcionan las cosas en clubes o festivales, pero para nosotros quizá sea mejor cuando es en un recinto cerrado, con los sistemas de iluminación acompañándonos, cuando puedes ver los visuales y toda la producción junta…   

A parte de Dekmantel, ¿cómo va vuestro año? 

M: Ha sido una locura… pensábamos que cuando acabásemos el álbum tendríamos un montón de tiempo libre, ya que nos llevó tanto tiempo acabarlo – lo empezamos hace más de año y medio o dos años – y no lo terminamos hasta abril, después de la mezcla final y el mastering… incluso después de eso, tuvimos que reeditar algunas cosas con las que no estábamos conformes. Ha sido un proceso más largo de lo que pensamos, el terminar el disco, y desde que lo terminamos hemos estado hasta arriba con la promoción y el tour, fuimos a Coachella el día después de terminar el disco, y desde entonces cada semana hemos tenido bolo y no ha habido ni un respiro, incluso entrevistas casi todos los días (risas)…  

Totalmente, los de prensa somos muy pesados y terminar el disco tiene que ser un poco enervante a ratos…

A: Es una de esas cosas que se volvió muy difícil a medida que avanzábamos. Como ya hemos hecho muchos EPs en el pasado, reducir toda la música que teníamos a una selección más pequeña fue realmente difícil… De las más de 60 canciones que teníamos proyectadas para incluir potencialmente en el álbum, reducirlas a la selección final nos llevó muchísimo tiempo… 

Acabáis de publicar ‘Aura’ y ‘Glue’, dos singles tomados del álbum que vais a sacar próximamente (1 de septiembre) en Ninja Tune. Ambos son canela en rama y nos convenció para pillarnos el doble LP en vinilo, por cierto. Habiendo oído esos temas y visto dos de vuestros sets este año, el directo lo habéis hecho en torno al disco, ¿no? 

A y M: ¡Gracias! 

M: Sí, muchos de los tracks los puedes oír en el directo, muchas suenan más despacio o más pesado en el disco. Pero también incluimos temas nuestros anteriores, en forma de versiones actualizadas. En el directo se oye todo más rápido. 

Es vuestro álbum debut, algo muy esperado por fans y crítica. ¿Por qué ahora? 

A: Como decíamos antes, hemos publicado muchos EPs y mucha música de club y queríamos explorar otros ambientes sonoros, otro tipo de mezcla no tan orientada al club, más dinámica, más como canciones al uso. Intentamos incluir más de una idea en cada track, en lugar de desarrollar cada track en torno a una sola cosa. Para nosotros fue una progresión natural después de haber hecho más de seis EPs… Pero, como te digo, fue algo natural después de dominar más nuestro estudio y sus aparatos, de saber lo que nos gusta y de tener más confianza en nuestro sonido.  

¿Cómo ha sido el proceso creativo detrás del disco? 

A: Muchas de las canciones salieron a base de pura experimentación, el proceso creativo surgió a base de explorar una idea y ver a dónde nos llevaba, para luego combinarla con otra y así. Teníamos el estudio lleno de drum machines y sintetizadores, todo fue muy fluido, nos movíamos de una cosa a otra muy rápido y cambiábamos de ida. Todo fue a base de experimentar, nunca nos atascamos en nada… Si un track se quedaba atrapada en una dirección, le dábamos la vuelta o seguíamos con la siguiente hasta que nos surgiese una nueva idea. Todo el proceso fue bastante fluido. 

¿Habéis sentido alguna presión de los amigos, sello o vuestra propia auto-exigencia a la hora de sacarlo? 

M: Realmente no. Cuando nos sentimos que estaba terminado lo sacamos y lo firmamos con el sello una vez estuvo terminado, por lo que la presión – si es que hubo – la pusimos nosotros. 

¿Es Ninja Tune el mejor escaparate para el disco? ¿Por qué lo firmasteis con ellos y no en vuestro propio sello u otra plataforma? 

M: Quisimos contar con un sello que fuera realmente ecléctico, pero que también tuviera un gran equipo detrás para que nos ayudasen a alcanzar ideas más grandes, como los videos que queremos sacar y la campaña, etc. Si lo hubiéramos intentado hacer nosotros igual nos hubiera sobrepasado, es demasiado trabajo solo para nosotros, el hacer la música y promocionarlo todo nosotros.   

Hablando de eso, ¿cómo os va con el sello?  

A: Está yendo todo bien. Ahora estamos planeando un poco los siguientes releases, pero está todo en la recámara, porque de momento nos estamos concentrando en el álbum y tenemos que planear qué dirección vamos a tomar con el sello… Tenemos un par de EPs en mente – no nuestros, sino de otros artistas, que nosotros estamos demasiado ocupados como para meternos en el estudio ahora (risas) –. 

¿Qué papel juega cada uno? 

A: Entre los dos nos ocupamos del A&R y de los diseños… 

Y, ¿cuál es vuestro criterio a la hora de firmar música nueva para el sello? ¿Qué elementos buscáis en los tracks? 

A: Música que nos guste. Así de simple.  

M: Nada más. Ahora el sello ha tomado una dirección más melódica, girando más en torno a la música, diría que ahora todo tiene ese matiz. En resumen, sí, música que nos guste. No podría haberlo dicho mejor. 

Me imagino que habláis de esa corriente de house melódico y lo-fi que tanto estamos escuchando últimamente. ¿Es ese el tipo de música que recibís en el blog y en vuestros emails de promos? 

M: Sí y no. Nos mandan mucha música del rollo lo-fi, y quizá cosas más duras, y nosotros elegimos un poco lo más cercano a ese estilo melódico, pero con un cierto toque de texturas, casi arenoso… 

A: La mayoría de la música que firmamos la encontramos nosotros por nuestra cuenta, porque nos llegan miles de promos a la semana y es muy difícil leer todos esos emails. Lo que nosotros solemos hacer es buscar la música nosotros, haciendo más digging que otra cosa, para encontrar lo que nos gusta y luego firmamos en el sello. 

Hay una cosa que siempre hemos querido preguntaros, y es que viendo vuestro artwork, nos recuerda – salvando las distancias – al de DJ Hell en su sello International Deejay Gigoló, con la imagen de Arnold Schwarzenegger marcando bíceps. Eso, ¿os influyó en algo, o es pura coincidencia? A DJ Hell casi se arruina por las demandas… 

A: Solo coincidencia (risas). Lo nuestro fue más una especie de homenaje al italo-disco que otra cosa. En verdad no pensamos para nada en DJ Hell…  

Todo el proyecto Bicep empezó con vuestro blog en 2008. Está claro que ninguno se esperaba este éxito, cuando empezasteis a hacer esto para vuestros amigos que vivían lejos. ¿Cuándo os disteis cuenta de que el blog se había convertido en una carrera musical? 

M: Creo que nos metimos más en el aspecto de la creación musical, nos metimos en el proceso más en profundidad y cuando empiezas a entenderlo todo quieres imitar otras canciones y otros artistas y cómo hacen sus temas, y empiezas a comprarte equipos para replicar eso que te gusta. Una vez que te metes en ese espiral la creación musical se apodera de todo, dejas de hacer tanto digging y empiezas a crear la música que quieres oír…  

A: Sí que hubo momentos de decir esto es simplemente demasiado trabajo y no llegamos a todo. Pero fue un caso más de empezar a tener más días buenos en el estudio y al final eso acabó ocupándonos todo el tiempo, porque valía la pena… 

Pincha aquí para escuchar el primer track de BICEP en Soundcloud

Y, ¿qué hacíais antes del blog? 

A: Directamente antes del blog tuve un par de trabajos por Londres, y antes de eso estudié en la Universidad de Manchester…  

M: Yo trabajaba de diseñador gráfico…  

O sea que Matt trabajaba de diseñador gráfico 

M: Así es.  

Y tú, Andy, ¿qué estudiabas en Manchester? 

A: Ingeniería química (risas). Fue algo muy intenso, durante los años que estuve fue bastante difícil, la verdad. 

¿Habéis tenido algún mentor durante este viaje? 

M: No diría mentores. Pero en nuestro camino nos hemos encontrado a gente que nos ha guiado por el buen camino. En cuanto al estudio, por ejemplo, los chicos de Simian (Mobile Disco), tanto James Ford como Jas Shaw, ambos nos enseñaron otra manera de hacer música, especialmente como dúo es algo difícil. A no ser que veas a otro dúo que trabaje de forma fluida en el estudio, es complicado hacerte a la idea… Hace unos años fuimos varios días con ellos al estudio y a partir de ese momento cambiamos toda la perspectiva que teníamos a la hora de hacer música y crear un estudio en el que dos personas pudieran trabajar al mismo tiempo. 

Ambos venís de Belfast, crecisteis allí a pesar de vivir en Londres ahora. ¿Cómo fue criaros allí? 

A: Siéndote sincero, y echando la vista atrás, puedo decir que Belfast fue la ciudad perfecta para crecer. Si nos hubiéramos criado en Londres ya no quedaría nada de nuestra infancia, todo habría cambiado y ya nada sería igual. Pero haber ido de Belfast a Manchester y luego a Londres vas poco a poco, paso a paso. Haber crecido en Belfast fue una bendición, teníamos buenos clubes y una buena escena. En nuestra adolescencia no había muchos clubes, pero los que había eran buenos, como el Shine, del que ya hemos hablado en varias entrevistas, y que todos los meses tenían un gran line-up y cada semana eventos más pequeños, buen techno y hardtechno.  

¿Y pensáis que vuestro éxito hubiera tardado más de haberos quedado en Belfast? 

M: Quizá sí. Es difícil de decir porque internet hace que todo sea posible hoy en día. Pero en términos de viajar, ahora podemos viajar a nuestro antojo porque desde Londres puedes ir a cualquier parte. Si tuviéramos que ir de vuelta a Belfast todas las semanas viajaríamos mucho menos. Es una de las razones por las que decidimos mudarnos a Londres. 

¿Cómo es la escena allí? ¿O podríamos decir que es igual que en resto de Reino Unido? 

M: Es genial. Irlanda del Norte tiene su propia escena, es muy vibrante… El Shine sigue con su actividad, hay festivales tremendos como el AVA… Obviamente no es tan consistente como la de Londres, porque no hay eventos todos los días – quizá cada dos semanas o una vez al mes – pero hay muchas cosas interesantes en todos los sentidos. 

Habéis venido a Barcelona muchas veces… Este año, para Primavera Sound y de nuevo en noviembre, para un bolo en Nitsa. Está claro que es una gran ciudad para la música, pero ¿qué pensáis de otras ciudades? Habéis estado en Ibiza recientemente para la fiesta de Disclosure en DC10, además de Mosaic y la fiesta de los compañeros de Mixmag, también en Pacha. ¿Es un buen mercado para vuestra música? ¿Qué opináis? 

A: Ibiza es uno de los sitios a los que llevamos yendo desde que somos chavales, uno de los primeros sitios en España que visitamos, con 18 años. Llevamos yendo todos los años desde entonces, casi 10 años seguidos. Incluso cuando éramos más desconocidos, antes de que Bicep fuera una realidad, ya pinchamos en Space, en We Love Sundays… Era realmente divertido ir allí una o dos veces cada verano, esas fiestas eran realmente especiales porque ves una parte completamente diferente a cuando vas con tus colegas a sitios como San Antonio.  

M: Las cosas han cambiado mucho, ya no vamos tanto, de cinco veces que íbamos cada verano este verano hemos ido dos o tres. Creo que Croacia ha tomado un poco el relevo, en el sentido que mucha gente va ahora allí en vez de a Ibiza. Muchos de nuestros amigos eran residentes de We Love, por lo que para nosotros era obligado ir, pero todavía disfrutamos. 

A: Totalmente, Croacia ha tomado bastante el relevo, sobre todo en cuanto a la música house y disco, más underground, con un ambiente menos comercial. En ese sentido Ibiza se ha convertido más al rollo big room. Al mismo tiempo, ir a Ibiza es muy divertido, sobre todo por la infraestructura y los sistemas de sonido. Sin ello, no podríamos hacer nuestro directo, por ejemplo. Cada uno funciona a su manera. 

BICEP volvieron a Razzmatazz en 2019

Sabiendo que trabajáis casi exclusivamente con producciones o edits propios cuando vais a pinchar, ¿cómo confeccionáis vuestra selección musical antes de cada bolo? ¿Cuánto es propio y cuanto de otros artistas? 

M: Cambia según la fiesta. Depende mucho del lugar al que vamos, si por ejemplo vamos al Robert Johnson, pinchamos un rollo más deep house, quizá más temas de otros, que no es algo que solamos hacer. Si vamos a un festival y solo tenemos una hora, pinchamos más nuestros temas. 

¿Cuál es el secreto de un buen digger? ¿Cómo conseguís desenterrar esas gemas ocultas que oímos en vuestros sets o vemos en vuestro blog? 

A: ¡Menos mal no ves el trabajo que hacemos! (Risas) ¡Es una locura! Pasamos casi tres días a la semana o más buscando temas. Ahora mismo estamos haciendo un mix y estamos buscando entre todos nuestros discos y online intentando encontrar cosas que no se hayan oído hasta la fecha y que nos suene fresco. Es muy difícil y se está haciendo cada vez más complicado (risas). 

M: ¡Hay días en los que solo encontramos un tema! ¡Esos son frustrantes! También, cada vez que viajamos intentamos tomarnos un día libre para ir por las tiendas, sobre todo las de segunda mano. Viajar es lo que más ayuda. Se ha hecho cada vez más difícil, pero es casi como un trabajo a tiempo completo si quieres seguir encontrando cosas frescas que poner. 

Sois uno de los artistas favoritos de los compañeros de Boiler Room. ¿Pensáis que los streamings son buenos para la industria? ¿Hay algún efecto negativo? 

A: Creo que hay truco… lo digo porque no es tanto los eventos de streaming en directo tanto como internet en sí lo que ha tenido un efecto en la industria. Lo hace todo muy inmediato. La gente puede ver un set en su casa, mirar el tracklist, encontrar los discos y comprárselos sin tener que hacer ningún tipo de digging por sí mismo. Pero luego, gracias a eso quizá tenemos más fans cada día. Es difícil de decir. Creo que Boiler Room ha abierto todas las posibilidades hasta un nivel desconocido… 

M: Totalmente. Cuando hemos ido a Asia, la gente se nos acerca y nos dice “Oye, he visto vuestra Boiler Room, ¡felicidades!”. Y te hace pensar, si esta gente no hubiera visto la Boiler, quizá no estaríamos aquí. El alcance a nivel de audiencia que tiene es incontable, te pueden llegar a ver en pequeños pueblos de Asia o de Rusia, sitios que no piensas que jamás va a llegar tu música. Ves todos esos sitios y te das cuenta de que sin Boiler Room ellos quizá nunca llegarían a verte. Como todo, tiene pros y contras. Es difícil desde la perspectiva de un DJ seguir fresco, ya que el público escucha una nueva mezcla cada día. Pero si lo haces de forma especial y mucha gente lo ve, entonces las cosas pueden llegar muy lejos. Conozco a varios artistas cuyas carreras han despegado gracias a Boiler Room. 

Sois bastante esquivos con las entrevistas, ¿por qué? 

A y M: (Risas) 

M: ¿Dices esquivos porque no damos muchas? 

¡Exacto! 

A: No lo sé (risas)… 

M: Creo que antes, la razón era que no teníamos mucho de lo que hablar (risas)… 

A: Además siempre nos preguntaban lo mismo. Al menos ahora con el álbum tenemos algo más de lo que hablar. Como las preguntas que tienen que ver directamente con el álbum, y podemos responder con propiedad… Antes te preguntaban mierdas como “¿qué has hecho últimamente?” Pues estar sentando en el aeropuerto las últimas dos putas semanas (risas), estar en el estudio, o no hablar con mi novia (risas). Me sentía como cuando hablaba con mi madre y no tenía nada que contarle, más allá de qué tal era el hotel o cosas por el estilo, o cómo nos trataron en el backstage. Al menos cuando te preguntan algo de un release, eso te da algo de cancha para explayarte un poco sobre tu trabajo. Quizá esa sea la razón…  

Sabemos que sois grandes fans de la cocina (Matt) y del fútbol (Andy). ¿Cuál es tu mejor plato, Matt 

M: Te diré algo, no es mi favorito, pero sin duda es el que más hago: zumos frescos. Muy saludables. Básicamente hago muchos tipos distintos, porque estando de tour es muy difícil comer sano y es la única manera de depurar un poco después de los tours. Cuando estoy en casa intento comer mucho pescado, muchos vegetales frescos, bueno y saludable. No es que sea mi plato favorito, pero es sin duda lo que más hago. 

A: A mí, mejor me haces una pregunta de fútbol (risas).  

¿Y tú, Andy, en que puesto juegas en el campo? 

A: Centrocampista por la izquierda. Todos intentamos ser Ronaldo, de una forma u otra (risas).  

¿Qué planes tenéis para el resto del año? 

A: Viajar como locos (risas). 

M: Nos quedan más de 30 directos por hacer, además de unos cuantos DJ sets. 

A: Es una locura, tío, hasta diciembre estaremos sin parar. Luego nos tomaremos vacaciones en enero. 

Finalmente, chicos, ¿cómo de fuertes están vuestros bíceps? 

A: ¡Probablemente mucho más fuertes que al principio de nuestra carrera! (Risas). 

M: ¡Yo creo que no podría hacer ni una flexión! (Risas)

Bicep TURNTABLE WEIGHT

400 gramos de pesas BICEP para mantener en forma a tus vinilos

 

 

*entrevista extraída de DJ Mag ES 080