Hablamos con dos de sus creadores miembros de Grupal Crew Collective.

El próximo viernes 29 de julio el Matadero de Madrid acogerá la primera Romería de los Voltios, fiesta que servirá para inaugurar los veranos del recinto. Un proyecto novedoso que vincula dos realidades a priori consideradas antagónicas como es una romería y la música electrónica, junto con otros estilos musicales. Sin embargo, pocas ideas con más coherencia, finalidad y sentido encontrarás en agosto en la capital.

Hemos hablado con Massimiliano Casu y Rubén Coll, miembros del colectivo Grupal Crew Collective y dos de los creadores de este innovador proyecto, para adentrarnos en su invención, ideología y perspectivas de futuro.

Pero, antes de sumergirnos en la entrevista conviene señalar que Grupal Crew Collective se definen como un grupo de artistas procedentes de disciplinas diversas y lugares del mundo lejanos que comparten, además de su estancia en Madrid, el interés por la música, la fiesta y su infinito potencial de subversión social y agitación cultural. Si quieres conocer más sobre ellos y sus proyectos no dudes en entrar en su Webzine: https://grupalcrewcollective.net/

-¿Es La Romería de los Voltios un proyecto ideado por vosotros en exclusiva?

Grupal Crew Collective se define como una plataforma de trabajo abierta y La Romería de los Voltios no es una excepción. Así que este proyecto nace de una idea de Grupal Crew Collective pero sería inviable sin la entusiasta y desinteresada participación de toda una serie de creadores, asociaciones, grupos o simplemente fiesteros que han querido sumarse a la iniciativa. Especialmente la de Raquel G. Ibáñez cuya aportación ha sido valiosísima pero también la de otros como JT Bravo, Silly Europeans, Marian Garrido, Sabina Urraca, Artes Verbénicas, Roborob Funklover, Madrid Radical, La Parcería, Soma, la Sociedad de la Jarana Cósmica y un largo etcétera que va creciendo según vamos acercándonos al “día D”, el 29 de julio. También debemos mucho a Matadero Madrid y Vanesa Viloria, por ser los primeros en apoyar nuestras ideas.

-¿Cómo surgió la idea y por qué la elección de una romería?

En el origen de este proyecto está el deseo de profundizar en una de las líneas de investigación de Grupal Crew Collective, a saber, el concepto de fiesta entendida no solo como entretenimiento o válvula de escape sino como laboratorio social y obra de arte total. Lo que nos interesa es la fiesta como una suerte de performance colectiva. Nos gusta la idea de que con una fiesta puedes crear mundos, aunque sea por tan solo unas horas, cuyos efectos además consideramos que son irreversibles, no way back, vaya.

El año pasado organizamos como Grupal Crew Collective una competición de baile muy particular en la plaza de Matadero Madrid. Se trataba de un Dance Clash en el que se invitaba a que la gente bailase, independientemente de que supiese o no, primaba el hecho de sacudirse pudores al tiempo que se liberaba el cuerpo. El ganador del Dance Clash, elegido por votación popular, fue premiado con un altavoz portátil. Entonces pasó algo inesperado, cuando la competición de baile terminó y se pedía al público que abandonara el recinto, de repente se armó una fiesta improvisada en la glorieta de Legazpi en torno al altavoz-premio que se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Aquello nos hizo muchísima ilusión porque la idea de entregar semejante premio era para fomentar algo que a día de hoy resulta bastante complicado, que la gente fuese capaz de recuperar la calle a través de la fiesta. Así que para conmemorar ese acto de fiesta espontánea queríamos hacer una romería que partiera del mismo lugar de dicha celebración y que sirviera de paso para abrir la nueva temporada de la Plaza en Verano de Matadero Madrid, donde este año nos encargamos de la “Fiesta es Permanente”, la programación de las noches de los viernes de agosto de dicho centro cultural.

En definitiva, el objetivo de la romería era crear una especie de ritual abierto a todas las comunidades fiesteras locales con el deseo de convertirlo en algo cíclico, una suerte de costumbre o celebración a repetir en años venideros. Es también por una especie de declaración de principios, de decir todos juntos: ¡Venimos a pasárnoslo en grande!

-¿Qué vinculación tiene para vosotros la romería con la electrónica?

Massimiliano Casu, que es parte de Grupal Crew desde sus inicios, lleva un tiempo estudiando las relaciones entre lo espacial y lo festivo, por ejemplo, prestando atención a la casi legendaria ruta valenciana durante los años 80s y 90s. Es un caso interesante porque consiguió que un espacio antes dedicado a la producción agrícola se convirtiera cada fin de semana en una especie de estado temporal dedicado a la socialización, el disfrute y el ocio. Luego por otra parte hay cantidad de fenómenos bien conocidos que tienen mucho de romería pese a que no lo hagan explícito. Pensemos en el Love Parade berlínes, los desfiles de carnaval de los países tropicales o incluso el hecho de que las raves y las free parties se sitúen en lugares algo apartados solo accesibles en algunos casos a través de carreteras secundarias. Si tomas todos esos ejemplos hay una idea de desplazamiento, de peregrinar todos juntos intentando salir de las obligaciones cotidianas y liberarse en torno a una música que casi siempre tiene sus raíces en la electrónica.

-Entre vuestras premisas destaca la idea de transformar el mundo a partir de la música y el baile, ¿qué papel juega la electrónica en esta transformación?

La electrónica es tal vez uno de los géneros más democráticos, en el sentido de accesibilidad. Gracias a ella la producción musical, su intercambio y difusión son más rápidos y directos haciendo que prácticamente cualquiera con pocos medios y muchas ganas pueda convertirse en creador, y no me refiero sólo a crear temas, sino a prácticamente dar pie a la emergencia de una sub-cultura, con sus códigos, sus lugares, sus prácticas, sus referentes, etc. Además, la electrónica vía sampling, remix o mash ups, fomenta la aparición de nuevos géneros musicales que casi siempre se terminan enriqueciendo de los que les precedieron y por supuesto, el nacimiento de comunidades en torno a los mismos, lo que implica también una continuidad. Para nosotros todos los géneros musicales son igual de fascinantes y eso hace que prestemos la misma atención a casi todo. No hacemos diferencias, ya sea el disco y el sonido garage, el dancehall jamaicano o incluso el gabber, como tampoco al baile funk o la brega brasileños, el kuduro o la kizomba de Angola, incluso hasta el odiado/amado reggaeton. Steingress tiene una frase que nos gusta mucho y es que la fiesta musical crea realidades futuras así que por eso no ninguneamos ningún género o escena porque sabemos que a poco que empieces a explorarlas siempre tienen algo que enseñarte.

-Apostáis por la construcción de un movimiento general, inclusivo, plural, pero al mismo tiempo animáis a que cada grupo exprese su propia especificidad ¿por qué es tan importante para vosotros esta dicotomía?

Nos gusta pensar la fiesta como un lugar de creación colectiva, así que la dimensión inclusiva es clave, nos parece muy importante que todo el mundo se lo pase igual de bien y para eso ayuda que los fiesteros y fiesteras se involucren en la organización de la misma. De esa manera intentamos que en la medida de lo posible nadie se sienta fuera. Por poner un ejemplo, la música de la romería será durante el trayecto el resultado de una playlist colaborativa, y una vez llegados a la plaza de Matadero Madrid una suerte de rotación/back 2 back de varios Djs a fin de evitar que nadie se enroque. Se trata también de una forma de neutralizar egos o darle cancha a unos estilos musicales en detrimento de otros. Una fiesta sólo es exitosa si todo el mundo disfruta sino no vale la pena.

-Y para terminar, ¿cómo se puede apuntar la gente?

La gente se puede apuntar en la siguiente página web:

https://laromeriadelosvoltios.wordpress.com/

En ella encontrarán un formulario de contacto que nos permitirá facilitarle las coordenadas al futuro romero o romera.

La Romería de los Voltios, una fiesta donde prima la diversión como la única protagonista pero con un trasfondo profundo y lleno de significado. Si el próximo viernes 29 estás en la capital no dudes en pasarte por Matadero y aportar tu granito de arena al que será uno de sus movimientos más interesantes.

Además, quién sabe si durante la peregrinación la sabiduría colectivo cultural no llega a ti en forma de experiencia electrónica con el baile como herramienta de trance. Si hay quienes ven al mesías en una tostada, ¿por qué no vas a descubrir tú diversos nuevos sentidos para la realidad a golpe de synths?

Autora: Tracy Sybil Arijón